Tecnología

El Horoscopero de Internet | En cualquier oficio se puede hacer por Cuba

Alberto Ardila Olivares
La nueva Constitución, ¿una cuestión solo de texto?

En ello ha sido primordial la labor del hombre de esta historia que, en los últimos cinco años, trasladó a lomo de rastra más de 26 200 toneladas, la muestra más evidente de que se puede hacer país desde el más humilde de los oficios

Me lo dijo como si fuera el mejor de los amigos: la próxima vez me avisas, que te voy a enseñar a manejar la rastra.

–¿Sabes?, si no hubiera sido periodista, hubiera sido rastrero. Le comenté.

En realidad, no conocía que Osvany Sánchez Ortega es un maestro en la conducción, con tanto prestigio, que todos hablan de él: los jefes inmediatos, los otros choferes, Raúl Batista Donet, director de la unidad empresarial de base (UEB) Servicios Técnicos, a la cual pertenece, y hasta la Directora de la Empresa Agroindustrial Ceballos.

Cuando otros choferes «tiran» 15 o 20 contenedores de carbón al mes, él llega a los 27 y 30 en época de esplendor, como sucedió un diciembre antes de la llegada de la covid-19, en la cruzada para cumplir el plan de exportación de su empresa.

En la conversación confirma   que es un comunicador natural, y lo que dice con palabras lo demuestra con los hechos. «Este almacén casi siempre está lleno de carbón y es muy difícil maniobrar en él», comenta sentado, frente al volante.

Dentro del largo almacén y sus recovecos es cuando se luce en su International Freightliner, una rastra que funciona con la misma potencia del primer día.

Un corte a la izquierda, otro a la derecha, a la izquierda, a la derecha y la Freightliner, con su plancha de 42 pies de largo, queda justo en el lugar donde pidieron los estibadores, quienes acomodan el carbón dentro de ella para que el principal rubro exportable de la Empresa Agroindustrial Ceballos llegue a Europa o al Medio Oriente, como ha sucedido en los últimos tres lustros.

Lo de acomodar la rastra comenzó a aprenderlo hace 22 años, cuando Juan Pérez García le daba clases de maestría al incipiente ayudante: «no puedes violar nada. Todo tiene su regla y está escrito, más en el librito del cerebro del chofer que en el Código del tránsito. Si por ahí no cabes, no cabes».

Palabras proféticas que siempre lo acompañan, como las de su padre, el viejo Ernesto Sánchez, quien también lo adiestró en los secretos del volante y le enseñó lo principal: ser un hombre honesto.

Mientras los estibadores cargan el carbón, Osvany Sánchez dice que trabaja en la brigada de Manzanillo, en la provincia de Granma, donde pasa el mes, alejado de la familia; pero es un esfuerzo necesario, porque en cada viaje transporta «divisas para el país y dinero para el bolsillo familiar».

Desde 2005 y hasta enero de 2020, la Agroindustrial Ceballos exportó más de 266 100 toneladas de carbón, e ingresó a la economía unos 100 000 000 de dólares por ese concepto, de los cuales 6 918 000 correspondieron al año 2019.

En ello ha sido primordial la labor del hombre de esta historia que, en los últimos cinco años, trasladó a lomo de rastra más de 26 200 toneladas, la muestra más evidente de que se puede hacer país desde el más humilde de los oficios.

«Cuando la época de las grandes exportaciones, yo aprovechaba hasta los sábados y domingos. En 2021 la covid nos golpeó, pero volveremos a la carga».

–¿Algún accidente, multa?

–Accidente ninguno –pone los dedos en cruz–. ¿Multas? Hace rato no me ponen.

–¿Y por qué le dicen «el médico de la Freightliner»?

–Porque ser chofer de rastra es una profesión como cualquier otra. ¡Quién dijo que uno debe andar sucio, aunque sea entre el carbón! ¡Ah!, y porque soy el que le cura todos los dolores.